10.9.18

Bocadillo de currante y de ejecutivo

Cuando tienes un restaurante en un polígono industrial puedes cometer errores como este del cartel. Queda guapo, es llamativo, pero es casi insultante. Divide a los clientes que trabajan en el polígono en dos clases muy distintas. Los currantes y los ejecutivos. Y les ofrece unos bocadillos diferentes por su tamaño como si los ejecutivos tuvieran menos necesidad de empapuzarse y los currante necesitaran más madera para continuar con su trabajo. Al menos la bebida y el café o carajillo es igual en ambos casos.

Debo decir para que lo tengamos en cuenta sin decir el lugar del cartel, aunque apunto que es en la provincia de Lérida, y que el bocadillo es tan grande que hay que ser una persona muy voraz para comérselo sin despeinarse. Y que si hay dudas, yo os recomiendo el medio bocadillo para ejecutivos. Yo me pedí el bocadillo de currante y era de chorizo, y un día después todavía estoy recordándolo. Era una barra de palmo y medio de larga, rellena como vemos en la imagen de chorizo a la brasa y tomate mojando el pan por dentro. Un sacrificio, de verdad. La foto del grosor del bocadillo es real, no están movidos los chorizos para provocar.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...