19.10.18

Cómo se sirve y come las pitahayas?

Hemos puesto para hacer boca la imagen de unas pitahayas, rojas y amarillas, para ir conociendo algo más las fritas nuevas que llegan a nuestros mercados. Esta es una clásica fruta de cactus, comestible y americana, que ya está entre nosotros. La amarilla sabe más y soporta mejor los transportes, pero es menos vistosa y atractiva. Por eso la roja por fuera pero blanca por dentro se ve algo más en los mercados. Existe también la que es roja por fuera y roja por dentro, que es la más delicada de llevar por los mercados. Pero a igual precio, comprar la amarilla. Se abre por la mitad cortándola y se come la pulpa blanca con semillitas de su interior con la ayuda de una cucharita. También se puede añadir a yogures o a ensaladas.

Como es una fruta con pequeñísimas semillas en la pulpa, viene muy bien para el estreñimiento. También ayuda a consumir más grasa y azúcar del organismo, por sus componentes. Hay una fruta de nombre parecido, la pitaya, que siendo de la misma familia, cactus, no es la misma y es más redonda y con esas especies de escamas vegetales que lleva la pitahaya.

Menos cocina en los restaurantes ¿No es una mala idea?

Ya sé que lo saben, pero debemos recordarlos pues el camino emprendido por muchos restaurantes no es nada bueno. Cada vez hay menos cocinas en los restaurantes “normales de precio” y todo se compra ya cocinado de forma industrial y envasado al vacío y se emplata y decora mientras se calienta y se sirve. Podemos estar comiendo las mismas alcachofas estofadas en Sevilla o en Zaragoza, hechas en Madrid o en Valladolid. De hecho en estas Fiestas del Pilar de Zaragoza, los bocadillos de ternasco (cordero aragonés) dicen que se han traído desde una empresa de Vitoria. Los mismos bocadillos vascos para los variados lugares repartidos por toda Zaragoza.

Si quitamos cocinas o las minimizamos, si restamos cocineros de plantilla, si en todos los restaurantes se come lo mismo, volveremos a comer en casa. ¿O ya estamos volviendo? O buscaremos el local más barato. Y los jóvenes estudiaran cualquier cosa menos cocina, excepto que aspiren a montar su propio restaurante que aprenda a comprar las comidas ya cocinadas y envasadas al vacío.

15.10.18

14 clases de chiles o pimientos picantes

He encontrado esta imagen por Pinterest donde nos muestran 14 tipos de pimientos picantes, de diferentes chiles, en fresco y en seco. No están todos, hay muchos más, pero al menos están unos pocos para aprender a diferenciarlos. En el picante todo es acostumbrarse pues una vez que vas subiendo la cantidad de aguante, hay decenas de sabores diferentes y sabes sacarles el mejor partido a cada uno de ellos. 

Ninguno de los que vemos en la imagen están entre los 10 pimientos más picantes del mundo. 

Hablemos de encurtidos de verduras. O de pescado

Los encurtidos son generalmente productos vegetales que desde hace al menos 4.500 años se utilizan tanto para alimentarnos conservados en productos ácidos y con un PH muy bajo, como incluso en la antigüedad como productos para curar enfermedades. Se cree que se empezaron a comercializar en la zona sur de Asia viniendo hacia Europa con posterioridad, entrando por el Mediterráneo. Están nombrados en la Biblia y de ellos habla también Aristóteles.

En España, igual que sucede con sus primas las conservas, los encurtidos son un excelente productos de variadas presentaciones y de gran calidad. El encurtido tiene que saber a vinagre pero en su justa medida y no con una fuerza alta. Incluso se podría decir que cuanto menos sepa a vinagre, mejor logrado estaré el producto. En el encurtido el vinagre debe hacer de conservante, pero los matices se los tienen que ofrecer las hierbas añadidas o las mezclas de sabores con otras verduras y especias que se “hacen” a la vez para que los matices de todas ellas logren un sabor especial y distinto.

Los encurtidos de aceitunas son muy comunes en todo el Mediterráneo, pero no todo deben ser olivas, sino también gran números de otros productos del campo. Italia, Turquía, Grecia o España son los grandes productores de variedades muy diferentes de encurtidos. Desde cebollas a berenjenas, pasando por pimientos, guindillas, coliflor, ajos, espárragos, pepinos, zanahorias, alcaparras, sin olvidarnos del maridaje perfecto que se realiza con los mismos métodos de conservación que los encurtidos pero empleando diversos pescados, de los que son maestros desde el norte de Alemania hacia los países nórdicos.

13.10.18

La historia del TriNaranjus y el Dr. Trigo

Este anuncio de los años 30 trata de las bebidas que hoy son refrescos sin dudarlo, pero casi como si fueran productos farmacéuticos y medicinales. TriNaranjus (naranjas del Dr. Trigo), Orangina y Naranjina eran marcas y productos del Doctor Trigo y aunque se vendían en las tiendas de ultramarinos, mantequerías y colmados, se ofrecían como zumos naturales espumosos o no, en litro o en botellitas pequeñas.

El valenciano Doctor Trigo existió y fue el fundador de TriNaranjus en el año 1933, fue doctor farmacéutico, político (alcalde de Valencia) e industrial, y fundó en Valencia unos laboratorios llamados “Laboratorio y farmacia del doctor Agustín Trigo Mezquita” y desde donde inició a comercializar los zumos de naranja, limón y mandarina, como unos productos que por su contenido en Vitamina C eran muy buenos para ciertos problemas de salud, dando a conocer en toda España las posibilidades de los cítricos para la salud.

Pero también patentó y fabricó en sus laboratorios el aceite de hígado de bacalao, el magnesio efervescente (la versión española del Alka-Seltzer) y un buen número de derivados de la naranja y el limón para la industria farmacéutica, alimentaria y cosmética.



Bodegón de despensa del año 1623

El artista español Alejandro de Loarte, especialista en bodegones, pintó en el año 1623 esta obra titulada “Naturaleza muerta con granadas, liebres, aves, pescados y carne”. Un ejemplo de lo que debía haber en las despensas de las familias con poderes en aquellos siglos tan viejos. Son 400 años ya, pero vemos que comían productos similares a los actuales. Una lubina, unas liebres de campo, unas perdices, unos pichones y un gallo, unas frutas y un buen trozo de jamón curado. Jamón por cierto que tiene una buena cantidad de tocino, tanto que hoy en día aunque estuviera maravillosamente suave, resultaría muy complicado de poder vender en nuestras tiendas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...