La gastronomía profesional cada vez es más artística


Los "nuevos" platos tienen que entrar por los ojos y por eso la nueva gastronomía premia las presentaciones que no sean sencillas, aquellas que NO se pueden hacer en casa con facilidad, para demostrar que la restauración es varios peldaños superior a la comida familiar. Es el camino lógico para defender un oficio que además de cuidar el producto y de presentar recetas originales, debe trabajar muy bien las presentaciones de esos mismos platos ya terminados.

Aquí vemos un postre de un menú de boda del Restaurante Gayarre de Zaragoza, un conjunto de sabores, formas y colores. Tan importante es lo que contienen como qué contiene, de qué manera se presenta, qué juego de colores y de formas se logran con el plato. Cada vez más la gastronomía profesional es un trabajo artesano cuando no a veces un trabajo artístico donde se conjugan las mismas variables que en una obra pictórica. Si se quiere cobrar hay que saber vender por las miradas.

Limonada purgante en polvo, Armisén. Cien años en el mercado


La Limonada purgante en polvos de marca Armisén es muy antigua, tanto que este anuncio tiene 100 años, es del verano de 1920 y publicado en Zaragoza. Anunciaba la limonada purgante como un medicamento de venta en farmacias. Premiada con medalla de oro en la Exposición de Alejandría se vendía a 0,30 céntimos la dosis o a 1,50 pesetas la caja con seis sobres. 

Creo que todavía se vende en la actualidad este producto, más para hacer gaseosas refrescantes o para bollería como gasificante o sustitutivo de la levadura. Pero hace 100 años ya existía como purgante y más económico que los bolados.

Ensaladilla Mercadona totalmente diferente y sencilla de hacer

Muchos de nosotros conocemos las numerosas ensaladas y ensaladillas que vende Mercadona de marca Hacendado, ya preparadas para tomar sin hacer nada más que abrir el paquete. Esta Ensaladilla de Cangrejo es una de ellas, pero además de este tipo tenemos también las ensaladas de verduras envasadas y terminadas. 

Pero lo cierto es que al final, si repetimos de todas ellas, pueden llegar a cansar los mismos sabores de las ensaladillas. Así que se necesita tener algunos pequeños trucos sencillos para mejorar estas ensaladas.

El más sencillo de todos sería el aderezo añadido. Unos golpes de pimienta recién molida, un poco de un buen aceite de oliva virgen extra, un toque de tomate picante y revolver, unos golpes de pimentón ahumado, etc.

Pero también hay otras maneras muy sencillas. Por ejemplo a esta Ensaladilla de Cangrejo le he añadido una manzana algo ácida picada en trozos similares al resto de ingredientes. Podría también añadir una latita de maíz cocido, o unos guisantes cocidos en conserva, o unos trozos de piña, o unas gambas pequeñas de las congeladas tras pasar un minutos por el microondas con unas gotas de aceite, o medias uvas sin pepitas, o unos trozos de frutos secos o incluso un tomate pelado cortado en trozos pequeños.

Estamos convirtiendo una ensaladilla lista para comer en decenas de posibilidades diferentes con ligeros añadidos y cambios en casa, muy sencillos y fáciles. Y de esta manera podremos sorprender como si en realidad fuera una ensaladilla preparada toda ella por nosotros.

Si a la hora de presentar ponemos unas hojas de lechugas hojas de roble o de canónigos en un lateral y junto a ellas un par de cucharadas de la ensaladilla, entrará más por la vista.

Tofu encebollado y a la plancha, con salsas orientales

Todos ya conocemos lo que es el tofu, una proteína de soja, vegetal y que a veces enmarcamos claramente con la cocina vegana aunque tiene muchas posibilidades en la cocina. Es cierto que es la proteína má sencilla pero no la única para las personas veganas, pero sus posibilidades son tantas como sus presentaciones.

El tofu es un producto muy común en algunas cocinas orientales y en los últimos tiempos también ha entrada con fuerza en las salas de la cocina mediterránea por diversos motivos.

El tufu no tiene mucho sabor (o casi ninguno) lo que nos obliga a tener que cocinarlo añadiendo precisamente esos sabores, pero a cambio tiene la gran ventaja de que absorbe esos sabores, no los enmascara e incluso los potencia. Así que nos encontramos con un producto que nos permite jugar mucho con sus posibilidades.

Este tofu que vemos arriba es un sencillo tofu encebollado. Hemos cortado la pieza de tofu en bloques pequeños y en una sartén fuerte de calor lo hemos casi tostado por fuera, para endurecer su parte externa. Antes lo hemos escurrido bien de agua sobrante y lo hemos secado con papel de cocina.

Una vez pasado por la sartén hemos puesto a pochar abundante cebolla (con o sin ajo) y algunas especias que dejamos a gusto del comensal o del cocinero. 

Desde curry a sal ahumada, desde guindilla picante a tomillo, desde pimentón ahumado a nuez moscada, etc. En el caso que vemos arriba lleva la cebolla para su pochado medio vaso de agua, y una cucharada pequeña de salsa de soja, y la misma cantidad de salsa de ostras y de teriyaki. 

Cuando la cebolla esté a medio pochar pondremos los trozos de tofu encima y dejaremos todo el conjunto unos 10 minutos a fuego suave para que coja sabor el tofu y todo se impregne de la mezcla de sabores. Y a servir.