Sopa fría de tomate y apio, para cocina de régimen o de verano


Pronto vendrán los calores y empezarán los tiempos de las sopas frías de verduras, incluso de frutas, que tan bien vienen para el cuerpo pues ayudan en algunos tipos de régimen de bajas calorías. Hoy vamos a plantear una sopa fría de tomate y apio.

En una batidora de vaso, de las de tipo americano vamos poner 3 tomates bien rojos, del tipo pera o de los de rama que son los que mejor color final entregan. Los vamos a poner pelados y troceados. Le vamos añadir una ramita de apio no muy grande, mejor de las hojas y tallos pequeños, del centro de la planta. Sal sin pasarnos, una pizca de azúcar y un golpe de pimienta recién molida. Dos cucharadas de agua a ser posible mineral o que no tenga mucha cal, y una cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra y batimos todo muy bien.

El puré resultante lo pasamos por un colador grueso para que no deje pasar trozos gordos o pepitas del tomate excesivamente gruesas. Lo metemos al frigorífico un par de horas para que se mezclen bien los sabores y se sirve frío, no muy frío, con unos trocitos picados finos de apio.

Nota.: Si el régimen es estricto, suprimir la cucharada de aceite y controlar que no lleve mucha sal.

No hay comentarios: