Tortas de chicharrones de la Castilla histórica


Las tortas de chicharrones son un clásico de la cocina de aprovechamiento sobre todo de Castilla, de la España más antigua también, donde se emplea los chicharrones de manteca de cerdo que son los trozos que quedan al derretir la grasa del cerdo para hacer la manteca. Es un postre en forma de torta plana donde juntamos manteca de cerdo derretida como si fuera aceite o materia grasa junto a la misma cantidad de chicharrones de cerdo y el doble de cantidad de harina. Unos 200 gramos de manteca, unos 200 gramos de chicharrones y entre 600 y 800 gramos de harina hasta hacer una masa como si fuera a ser la del pan, junto a unos 200 / 300 gramos de azúcar, un paquetito o dos de levadura prensada o dos cucharadas soperas de levadura de pan, junto a unos 400 c.c. de agua y un poco de sal.

Se amasa todo bien y se deja reposar unas 4 horas antes de volver a trabajar la masa formando bolas que aplanaremos para meterlas al horno no muy fuerte, a unos 150 grados durante entre 30 y 40 minutos según el grosor de la masa. 

A esta masa se le puede añadir canela, cáscara de limón rallada o un golpe de clavo molido. Incluso una chorrada de anís. Todo va en gustos y en zonas. Debe quedar una masa seca, casi dura y crujiente, como pan duro, y con sabor a los chicharrones que son la basse de la torta y que deben representar la parte crujiente y dura de la torta.

No hay comentarios: