Sandía con tomate, sal y pimienta. Y aceite de oliva, que no falte

A veces los sabores los tenemos que provocar un poco, no se presentan así de sencillos. Esta que vemos arriba es una simple sandía que se toma de aperitivo o acompañando platos principales, sean carnes o incluso pescados. Fruta dulce que convertimos en sabrosa fruta algo salada, y está muy buena.

Cortamos unos dados de sandía y la salpimentamos. Por encima le ponemos unas gotas de aceite de oliva virgen extra y unos toques de cebollino, perejil, romero, cilantro o tomillo. Al gusto del cocinero o del comensal pues el cilantro es sabor que no a todos gusta. 

Unos tomatitos cherry o incluso unos pepinillos en vinagreta o ya si eres de los atrevidos un par de filetes de anchoas por encima, terminan un aperitivo de lo más novedoso. Simple y barato.

No hay comentarios: