Calle de la Cabritería de Segovia. Curiosidades gastronómicas


Existen en nuestras localidades muchos nombres de calles que hacen referencia a los productos de mercado, a nuestra gastronomía, a nuestro oficios relacionados con las mesas y las cocinas. En este caso es una calle del centro de Segovia, en donde han puesto a la calle el nombre de Cabritería.

Y lo explican además. Allí hubo figones donde servían cuartos de cabrito asado que antes de hornear se ponían colgando en las fachadas como reclamo de los transeúntes. Esta forma de reclamo era utilizada hasta al menos 1985 en algunas localidades castellanas con los corderos, cabras y lechones, que se colgaban por la mañana en las puertas de los establecimientos de restauración para que se orearan y como reclamo para los visitantes. 

A la hora de pedir hora y mesa para comer, con varias horas de tiempo para permitir el asado, se decía qué animal se quería cocinado para la fiesta gastronómica que se reservaba. En aquellos años en los restaurantes de algunas localidades de Soria se colgaban desde primera hora de la mañana y a media mañana ya alguna de esas piezas habían desaparecido.

Sanidad prohibió esos lances publicitarios y ahora se conservan en cámaras frigoríficas o en espacios sin estar a la mirada de todo el mundo, para que se vayan secando si son recién sacrificados.

No hay comentarios: