Arroz meloso con gamba a la barbacoa, con cebollino


En la presentación de los platos está la mitad del servicio, del gusto del comensal, de sentirse bien atendido. Y emplatar no es sencillo, y plantear los platos de forma cómoda tampoco. Este es un arroz con gamba, y tiene truco, aunque el resultado era muy agradable.

Era un arroz hecho en caldero, en gran cantidad para servir como Menú del Día, casi un arroz del señorito pues todo estaba sin nada que no sirviera para comer, ni cáscaras ni pieles de marisco, y muy bien de sabor, sin estridencias.

El detalle está en la gamba que no era gamba ni langostino, pero que hecho a la brasa de una barbacoa posiblemente eléctrica pero potente de fuego, estaba excelente y encajaba muy bien encima de ese arroz de gamba. 

Para mi gusto le sobra el limón aunque decore muy bien, pero esa es ya otra cosa, pues aunque no estemos en Murcia hay mucha gente que adora el limón con el arroz. Un plato sencillo, fácil de hacer en restaurantes de precio justo, y que si se cuece un poco al dente para que no se pase, o se refríe el arroz como en Alicante, se logra que esté un tiempo bien y en su punto, aunque lleve minutos ya casi terminado.

¿Meloso? Si, poniendo en vez de dos cantidades de caldo por la misma de arroz, ponerle tres.

No hay comentarios: