After Exodus. No todos los niños tienen qué comer cuando hay hambre


De entre todos los ganadores a la mejor fotografía gastronómica del año 2020 se eligió además al vencedor absoluto de la edición: el Mejor Fotógrafo Gastronómico del Año, un galardón que en esta ocasión recayó en KM Asad, de Bangladesh, por "After Exodus"

Se trata de una imagen que muestra una cola de niños a la espera de recibir su comida en un enorme campo de refugiados rohingyas y que: «habla de nuestro tiempo y nos recuerda, en plena crisis sanitaria mundial, la fragilidad de la vida y en donde nuestra necesidad de alimentos para sobrevivir nos conecta con el resto del planeta y nos hace a todos iguales».

Aquí hablamos de sabores, incluso a veces de lujos, siempre de gastronomía, de recetas y de productos. Pero el hambre también forma parte de la vida gastronómica, de la realidad social de las personas. Necesitamos comer, y por eso estamos todxs aquí. Cada vez que comamos en exceso acordémonos de los que no pueden comer cuando tienen hambre, sino cuando llega la comida si es que llega.

Esta fotografía, además de ser una obra de arte, es sobre todo una obra de nuestro tiempo, de nuestra incapacidad para resolver problemas. Aquí hablamos de comidas de forma gratuita, no hay publicidad, no hay dinero por medio. Pero debemos ayudar de alguna manera a quien no necesita dinero sino ayuda, comida, justicia social.

No hay comentarios: