Aceitunas negras tipo Aragón, personalizadas para tus gustos


Hay presentaciones de productos que podemos hacer en casa para lograr sabores mas a nuestro particular gusto. Algunos son muy sencillos de modificar y hoy me voy a referir a las aceitunas de todo tipo, aun que en este caso la imagen refleje las aceitunas negras tipo Aragón.

La aceituna negra tipo Aragón se presenta en varios modos, más o menos arrugada pero nunca tipo Perla, nunca brillante e hinchada como si fuera una aceituna verde. La negra se coge del olivo cuando ya está madura y por ello algo arrugada, reforzando mucho más su sabor. diríamos que resulta una aceituna que no tiene nada que ver con la verde.

Se pueden tomar tal y como las compramos, sin nada más, secas. Incluso en Aragón se toman con pan y una copa de vino. Yo os propongo algo muy sencillo para darles un toque más personal a estas aceitunas. 

Estas aceitunas las ponemos en un bote de cristal con unas cucharadas de aceite de oliva que no es necesario que las cubra. Les añadimos media o una cebolla cortada a trozos para que se mezclen con las aceitunas. 

Y le ponemos a la mezcla unas hierbas aromáticas que tengamos a mano o que te gusten. Desde cayena picada a tomillo, romero, orégano, pimienta, media cucharadita de mostaza, lo que te apetezca. Pero intenta que sea entre una y dos especias como máximo para distinguir luego los sabores. 

Dejas todo el bote bien cerrado unos 20 días, y cada día o dos días le das al bote una vuelta y lo vuelves a dejar como estaba, sin abrirlo, solo para mezclar los sabores. Y pasado esos días las sirves en un plato tal cual. Serán otro tipo de aceitunas, que con un vermut encajan maravillosamente.

No hay comentarios: