Ensalada de marisco y frutas para el verano

Encajan perfectamente en el verano las frutas y el marisco o incluso el pescado, dentro de ensaladas refrescantes. Algo más de acompañamiento y una elegida salsa es todo lo que tenemos que utilizar.

Mezclar algún tipo de verdura de ensalada, desde lechugas a endivias o canónigos con algún marisco o pescado tipo langostinos cocidos, mejillones, pulpo, bogavante, surimi, etc; y añadir —para emocionar más a los comensales— algo de piña, melón, granos de granada, uvas, ciruelas en láminas, manzana o pera también en láminas o incluso cerezas.

Eso convierte a una fácil la ensalada en un plato lleno de sensaciones y muy original.

Para aderezar nos sirve cualquier tipo de vinagreta no muy complicada. Con un ligero toque de mostaza, unas alcaparras picadas, vinagre dulce tipo Módena, una ligera salsa de yogurt o mayonesa suave mezclada con la vinagreta, un toque de vermut etc.

Si añadimos unas olivas (aceitunas) negras tipo perla, unos trocitos pequeños de tomate pelado, algo de cebolla joven y/o unas rodajas finas de pimiento rojo…, nos quedará un plato completo.

Servir montada en plato de forma que se vean claramente todos los ingredientes extendidos y lo último que hay que hacer es añadir la vinagreta para que no se apague la ensalada y se mustie la verdura.

No hay comentarios: