Gazpacho especial y refrescante con sandía

A su gazpacho habitual, el que hace con su kilo de tomate, un pimiento verde y algo de rojo, media cebolla, un diente de ajo, un puñado de pan duro remojado, aceite de oliva con gracia y generosidad, algo de vinagre y un pepino con algo de su propia piel, le añada…, si…, una rodaja de sandía sin la cáscara, ahora que ya vienen sin pepitas. 

Ponga un poco más de sal de la habitual para que no queda el gazpacho dulce y obtendrá un gazpacho maravilloso, más refrescante, algo más sabroso y dulce y sobre todo diferente.

Todo bien batido y colado en cedazo grueso para que no queden pieles pero tampoco perdiendo la textura ligera del gazpacho. Se sirve frío pero no helado y no más de una hora después de hacerlo para que no pierda sus vitaminas.

No hay comentarios: