Weihenstephaner Korbinian, cerveza bávara muy tostada

El mundo de la cerveza es amplísimo, por sabores, por composición, por países, por colores. Hay tanto para elegir como en el mundo de los vinos. Los matices son imprescindibles de dominar y el gusto de cada uno es capaz de elegir unos modelos u otros de cerveza según los gustos. Incluso en los últimos años, con el aumento de las cervezas artesanas y casi domésticas en algunos casos, se han ampliado tremendamente los sabores suaves.

Hoy he tenido la suerte de probar una Weihenstephaner Korbinian, una cerveza bávara oscura (no negra) y fuerte, es una doppelbock (“bock doble”), una cerveza potente elaborada a base de malta tostada y caramelizada. El sabor quemado de la malta es la que domina el paladar y el uso del lúpulo de Hallertau equilibra esta gran cerveza con un amargor pronunciado y aromas sorprendentes con toques ligeros de chocolate, nueces y café que logran una bebida muy buena de sabor, fuerte y a si vez nada estridente.

Elaborada por la cervecería más antigua del mundo según la Ley de la Pureza de 1516 con solamente malta, lúpulo y agua. Sirve para combinar con ahumados, tanto carne como pescado, asados y embutidos o quesos. Su medio litro a poco más de dos euros nos deja un precio ajustado que sin duda hace disfrutar al buen bebedor de cerveza. Ojo con el grado de alcohol pues sus 7,4 grados no la hacen fácil para tomar más de una.

No hay comentarios: