Tapa española de pescado frito rebozado

Vamos a plantearon una tapa muy sencilla y eficaz para quedar bien como un entrante fácil y que abra los sabores. Sobre una concha, una cuchara o un platito pequeño ponemos un trozo de unos tres centímetros de lado de un pescado algo grueso, tipo bacalao o merluza o perca, enharinado y frito en abundante aceite a temperatura fuerte.

Encima del pescado pondremos un poco de mermelada de naranja amarga o de frutos rojos. Servir caliente.

Podemos poner debajo del pescado un pan de cereales tostado o una lámina de pan de aperitivos, para dale consistencia a la tapa, o medio croissant de hojaldre dulce o salado. 

Unas gotas de lima o limón pueden acompañar muy bien. Y una copa de cava o un vino blanco semidulce catalán, sirve de acompañamiento final.

No hay comentarios: